top of page
3_edited.jpg
Nuestra Historia: Donde el Cine y la Cultura Tejen la Trama de Mexicali

Adentrémonos en los mágicos recuerdos del corazón de Mexicali, donde las calles bulliciosas albergan no solo comerciantes, sino historias que han forjado el espíritu de la ciudad. Desde médicos y abogados hasta los aromas tentadores de los restaurantes y la risa contagiosa de los bares, la Zona Centro ha sido siempre el crisol de sueños y encuentros.

 


En los albores del siglo pasado, cuando las raíces de México, Estados Unidos, China y Japón se entrelazaron aquí, en mexicali, se creó un mosaico cultural impulsado por la migración. La ciudad floreció en la proximidad fronteriza y se convirtió en un lienzo en blanco para el intercambio de experiencias, dando vida a los primeros cines que proyectarían historias en celuloide.

 


Fue en medio de este torbellino de influencias que Adolfo Curto, un visionario empresario español, decidió inscribir su nombre en la historia. En 1946, tras varios años de construcción y de atrasos debido a la escasez de material de construcción, la pantalla se iluminó por primera vez en Cine Curto, un edificio que trascendería el tiempo, uniendo a la comunidad en emocionantes proyecciones cinematográficas y eventos sociales y culturales. Adolfo, el promotor de los cines, y Heliodoro, el administrador, se convirtieron en los artífices de una época dorada de las salas cinematográficas en Baja California.

 


El 15 de agosto de 1946, el esfuerzo y la visión de Adolfo Curto culminaron en la inauguración del majestuoso edificio del Cine Curto en la avenida Reforma de Mexicali. La época heroica de las salas de cine en Baja California encontró su apoteosis en este lugar, marcando el inicio de una nueva era del cine como un espectáculo masivo que trascendía fronteras y clases sociales.


Desde su inauguración, se convirtió en el epicentro del cine, proyectando las grandes películas de la época de oro y recibiendo a artistas icónicos, como el inolvidable Pedro Infante.

 

¡Qué privilegio haber sido testigos de esos momentos inolvidables en la historia del cine!

Sin embargo, como muchas cosas en la vida, el Cine Curto cerró sus puertas en los años 90 y el edificio fue rentado en diferentes modalidades, pasando a ser un templo cristiano y después a rentarse esporádicamente para eventos y fiestas hasta que quedó abandonado durante años.

Hoy en día, en el Mercado Cine Curto puedes disfrutar de una amplia variedad de delicias culinarias ofrecidas por emprendedores cachanillas, que han encontrado aquí un espacio para compartir su pasión por la gastronomía y deleitar a todos nuestros visitantes.

Pero nuestra historia no termina ahí, ¡sino que da un giro maravilloso! En el año 2021, el edificio fue intervenido por Susana García para ser restaurado, conservando su esencia art déco y su magia intacta pero con un proyecto visionario para la ciudad de Mexicali. Nos enorgullece decir que formamos parte de esta transformación, convirtiéndonos en un mercado gastronómico que celebra la herencia cultural de este lugar icónico.

bottom of page